Varillas que salvan vidas.

Proteger tu hogar con un sistema de pararrayos evitará que los impactos no controlados de los rayos caigan sobre personas, estructuras o zonas abiertas; transfiriendo la energía del impacto hacia un sistemas de tierra.

Para Daniel Faour, presidente de Casa del Cable y especialista en sistemas de telecomunicaciones, solo dos formas de protegerse contra la electricidad atmosférica: orar e instalar pararrayos.

Daniel cree que en Guayaquil y el resto del país se está usando mucho este dispositivo, “pero se lo hace de una forma no apegada a las normas estándares.”

Muchos personas creen que se pueden proteger los edificios con una punta Franklin, pero están equivocados, ya que este dispositivo únicamente da una cobertura nivel 1, es decir, todo lo que queda bajo un cono de 25 grados.

El presidente de Casa del Cable nos cuenta que “para edificios de 10 o 20 pisos se requieren muchas puntas Franklin o una sola punta de cebado, esta última es una tecnología europea.”

Un error que se suele cometer en la instalación de estos sistemas, es colocar el pararrayo debajo o al mismo nivel que otros elementos en una terraza o cubierta. Según Faour, Edificios importantes como aeropuertos, centros comerciales, etc. incumplen la norma, que indica que se debe instalar este sistema 2 metros encima de la cubierta, para su correcto funcionamiento.