¿Te silban los pulmones al respirar?

Cuando el humo de un incendio entra en contacto con una persona, las fosas nasales se irritan, los ojos empiezan a lagrimear y se dificulta la visión.

Respirar el humo de un incendio es peligroso, debemos darle la importancia y el tratamiento oportuno para evitar mayores consecuencias. Cuando dejamos que el tiempo pase, sin recibir tratamiento médico, el humo podría dañar nuestros pulmones y generar problemas respiratorios. Los pulmones se infectan, inflaman y llenan de líquido. Cuando sucede esto, son propensos a tener graves problemas, causando fallas respiratorias, afectando al corazón y al cerebro.

Síntomas de que tu cuerpo ha sido afectado por el humo:

  • Dificultad para respirar normalmente.
  • Ardor en los ojos.
  • Irritación en la garganta.
  • Fosas nasales obstaculizadas.
  • Silbido al respirar.
  • Dolor de pecho.
  • Dolor de cabeza.
  • Ataques de asma.
  • Cansancio.
  • Taquicardia.